Howth (Irlanda)

Decidimos desplazarnos hasta la península de Howth, ya que todo lo que habíamos leído era muy favorable. Decidimos ir con Civitatis.

Nos reunimos con el guía cerca del ayuntamiento de Dublín, y de ahí fuimos andando a la estación de Connolly para coger un tren que nos dejó en Howth.

La llegada.-

La verdad es que el tren te deja en el mismo pueblo, vas andando hacia el Howth Castle and Grounds.
Solo vistamos los exteriores, y los jardines.

Actualmente una escuela de cocina.
Nos explicaron las leyendas, y la historia del castillo y vimos la parte exterior de la fortaleza y el paisaje que se ve desde allí.

Después fuimos con otro guía, que nos acompañó a pie, en un recorrido por la montaña.

La excursión tenía una vegetación muy espesa y frondosa.
Aunque no tiene mucha dificultad hay que andar bastante, tenerlo en cuenta para llevar buen calzado de montaña. 

Atravesamos la Howth Summit (171 metros) ,una colina rodeada por páramos de brezos.
En el punto más alto tienes unas vistas con toda la isla a tus pies, fue muy bonito.

Los acantilados.-

Andando llegas al otro lado de la isla, cerca de los acantilados.
Comimos en un restaurante de la zona y te dejan tiempo libre.

Después seguimos hacia la otra vertiente, la de los acantilados (Cliff Path Loop).

Es un paseo tranquilo por una senda, con unas vistas preciosas, que merece mucho la pena.

Desde ahí podemos ver una maravillosa vista del Faro de Bily, muy

 espectacular, en un enclave muy abrupto.
S
e puede bajar por una senda hasta el mismo faro, nosotros no lo hicimos por falta de tiempo.

A lo lejos caminando también se ve la isla de Lambay, y  poco a poco llegamos al puerto. Es bastante bonito y está en activo.
Allí vimos a las focas que estaban nadando, porque los barcos estaban descargando el pescado, un espectáculo…

De nuevo al tren y a Dublín….un día maravilloso