la Ruta de los cabos asturianos.

Nos planteamos en esta ocasión el visitar la costa asturiana, ya conocemos el interior, pero la costa y sus pueblos apenas los habíamos visitado, de modo que nuestro viaje se centraría en eso, descubrir la Costa Verde.

Confeccionamos una ruta a nuestro antojo, comprendía los principales cabos de la costa asturiana, lo organizamos de este a oeste y serian nueve en total. 

1.- Cabo San Emeterio.-

Antes de llegar al cabo, hay una serie de miradores con una panorámica espectacular del mar Cantábrico. Nosotros paramos en el mirador del Picu.

El cabo esta cerca  de Rivabadeva, es el mas oriental de todos los que visitamos.
Es bastante agreste, y el faro que hay no se puede visitar, lo puedes ver en la lejanía, entre los árboles, pero llegar hasta ahí es un recorrido muy bueno, se encuentra rodeado de un bosque de encinas precioso.

En el entorno del cabo encontramos la desviación hacía la Ermita de San Emeterio , y desde allí siguiendo una senda muy fácil y entre bosque llegamos a las ruinas del monasterio de Santa María de la Tina, los orígenes se remontan a la Edad Media, y surge con la implantación del cristianismo en a zona. La verdad es que las ruinas del monasterio están muy bien conservadas, la ubicación y el entorno hacen del sitio un paraje increíble y misterioso.

Y por si fuera poco en ese mismo lugar, encontramos otra joya, la cueva prehistórica Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, La Cueva del Pindal, un lugar donde los acantilados se precipitan hacía el mar. Hay que bajar unas escaleras y llegas a un llano donde esta la entrada, nosotros no pudimos entrar ya que estaba cerrado, pero hay pinturas rupestres muy bien conservadas.

Y para terminar nos dimos una vuelta por el pueblecito de Pimiango, donde se respira tranquilidad y quietud.